27 03 2017 10:36:54 • Bienvenido a la única hemeroteca de los Cremas a las Aguilas, desde 1997

prox partido vs 12 VS CLS 2017 RIVAL rayados monterrey

A+ R A-

Sin goles no hay paraíso

  • Escrito por 
  • Domingo, 04 de Noviembre de 2012 12:47
  • tamaño de la fuente disminuir el tamaño de la fuente disminuir el tamaño de la fuente aumentar tamaño de la fuente aumentar tamaño de la fuente
  • Imprimir
  • Email
  • ¡Escribe el primer comentario!
Valora este artículo
(0 votos)

Sin goles no hay paraiso.

Por Javier Gordillo

Pues cómo ven que el América lleva cuatro victorias consecutivas, está cerca del superliderato y también de calificarse a la Copa Libertadores. Pero aun con la satisfacción que esto me produce, hay algunas preguntas que requieren respuesta, y que solo el tiempo las dará: ¿realmente este equipo tiene posibilidades de ser campeón?

Además: ¿la racha de buenos resultados seguidos se debe a su buen funcionamiento o a las deficiencias de los rivales que nos han ido tocando en fila (excepto el León, a quien se le ganó con justicia, Puebla, Pumas y Pachuca no se han distinguido este torneo por su eficacia y regularidad en este torneo); ¿en qué porcentaje se enmarca cada uno de esos factores?; ¿Miguel Herrera habrá entendido que jugar al “mete gol y gana” no es garantía de nada ni representa la tradición azulcrema?

En el Facebook comentaba hace días que nada más el triunfo ante los Esmeraldas (uno de mis favoritos para el título) me había dejado contento en esta rachita engarzada en 10 días. Y hasta eso, solamente en ese lapso del segundo tiempo en que las Águilas se echaron encima de los visitantes y lograron darle vuelta al marcador con claridad, en lo que comenté entonces era un triunfo “a lo América” (como era antes, en los años 70 y 80, cuando ningún rival podía cantar victoria ante nosotros sino hasta estar en el vestidor. De ahí en fuera, las victorias ante los Camoteros y la UNAM estuvieron de bostezo, y curiosamente, en ambos juegos, los rivales pudieron habernos empatado en los últimos minutos, en sendas desatenciones defensivas.

Ya la goleada sobre Pachuca este sábado por lo menos fue contundente, independientemente de las flaquezas defensivas de los Tuzos y de que se haya configurado en los últimos 10 minutos ante un rival ya vaciado, un rival que al principio dio problemas con el jovencito Rodolfo Pizarro y después fue desapareciendo del panorama. Es de reconocerse que el equipo del “Piojo” siguió atacando, en contraste con sus dos partidos inmediatos, cuando anotó y se enconchó de fea manera, apostándole a la mínima diferencia para salir con los tres puntos.

Nada sobresaliente, sin embargo, pues como he dicho anteriormente, ya es tiempo que el “proceso Herrera” muestre una cara definida y deje de dar bandazos de aquí a allá. Esto que se está empezando a ver debe ser una realidad y no un espejismo momentáneo. Al entrenador americanista se le han cumplido todos sus deseos y hasta caprichos, uno a uno, y justo es que responda con hechos y no con su palabrería habitual (la cual en tantos problemas lo ha metido últimamente).

Muchos aficionados ya sueñan con el título de Liga y también con estar en la Copa Libertadores el próximo año. Es válido. Yo no quiero ilusionarme hasta no estar a las puertas del éxito. Esta etapa de bipolaridad me ha enseñado a ser desconfiado, y como siempre he sostenido, no quiero que se entre a la liguilla solo a ser comparsa, a participar por participar, a ser eliminados a las primeras de cambio. O entramos para ir en línea directa por el campeonato o mejor nada.

Y en cuanto a la competencia en Sudamérica, es una utopía pensar que se puede hacer algo serio si no se refuerza adecuadamente al equipo. Ricardo Peláez y Yon de Luisa deben dejar atrás su pichicatería habitual y su falta de visión para robustecer al plantel donde hace falta, porque si se piensa en ir a la Libertadores a dejar huella, es preciso invertirle más a lo que se tiene hoy, e incluso (contra lo que señalan los resultados actuales) quitar dos o tres estorbitos que hace tiempo debieron haberse ido.

Lo peor es que con la típica suerte que ha acompañado al “Piojo” desde que llegó a Coapa, hasta puede presumir que su apuesta de meter con calzador a Juan Carlos Valenzuela como titular, le ha resultado. Desde que alinean el “Topo” (en lo que o es un capricho personal o una imposición directiva, no tengo la más mínima duda) y Moisés Muñoz, el América no ha recibido gol (vs. Puebla, vs. UNAM y vs. Pachuca), por lo que el director técnico se relame los bigotes que no tiene de puritito gusto.

Sin embargo, siendo observadores, ninguno de los dos jugadores se ha significado por tener actuaciones sobresalientes, simplemente han cumplido, no se han destacado en lo individual y han sido apoyados por el excelente desempeño de la media de contención (Juan Carlos Medina y Jesús Molina son unos todo-terreno sobre los que se finca todo el andamiaje del equipo) para poder presumir con sombrero ajeno. Incluso el portero tuvo ante los Tuzos un error en una salida por alto que casi cuesta un gol en contra, aparte de llevarse por delante al propio “Topo”, dejándolo grogy por unos instantes (en ese momento temí que del trancazo se le volvieran a cruzar los cables al defensor y empezaran sus típicos despistes; afortunadamente parece que solo se le movió la carrocería).

Esa suerte ha jugado bastante a favor de Herrera y de sus consentidos; porque si cae esa anotación del Pachuca el partido se hubiera complicado y quién sabe qué hubieran dicho los que aseguran que Moi es mucho mejor portero que Hugo González (como si ambos estuvieran en igualdad de condiciones –edad y experiencia- para ser comparados).

Pero seguimos careciendo de muchas cosas que a la hora de los cocolazos, en la liguilla, pueden significar la diferencia entre seguir adelante o ser eliminados, y es ahí donde mis nacientes ilusiones se estrellan.

Por ejemplo, ¿alguien puede decirme sinceramente que nuestros laterales hacen algo más que defender medianamente bien? Ni Adrián Aldrete ni Paul Aguilar logran avanzar más allá de la media cancha con sentido y profundidad, y eso, en el futbol actual, es desperdiciar una fórmula de ataque que en todos los tiempos y en todos los sistemas tácticos ha demostrado su importancia y eficacia.

El viernes aquí en Chiapas, un chavo surgido de la cantera americanista, George Corral, realizó un desborde a velocidad (sin perder la precisión, ojo) en el partido Jaguares vs. Pumas que culminó en uno de los goles locales. En cambio, Aguilar es lento, predecible, dubitativo, nada desequilibrante; para mí, desesperantemente improductivo al ataque. ¿Cuándo él y el ex monarca serán una opción distinta al ataque? ¿El “Piojo” no se ha dado cuenta de eso?

Otra: el egoísmo rampante de Christian Benítez en el área enemiga. Cierto, los delanteros tienen que ser así… ¡pero no siempre! Este sábado, en el segundo tiempo, el ecuatoriano dejó ir una anotación a favor por tirar a gol –sin mucha puntería- en vez de cederle la pelota a Raúl Jiménez que se había abierto a un costado para fusilar la portería rival. Esto no deberá suceder en la fase final, donde una anotación puede ser clave para matar o morir.

Sin embargo, a favor del “Chucho” está su contundencia, que lo tiene a las puertas del bicampeonato de goleo (esperando que ahora sea en solitario), lo cual significará otra “medallita al cuello” para Herrera. Pero aquel debe entender (alguien debe hacerlo entender) que antes que su beneficio personal está el del equipo, y que se está por entrar a una etapa decisiva en que el fin común debe ser el club América.

Una más: ¿hasta dónde aguantará el repentino y nada sospechoso entusiasmo del “Golfi” Montenegro de los últimos partidos? El muerto viviente se esfuerza solo en los finales de torneo para asegurar contrato, una historia ya conocida... pero si sigue siendo desequilibrante (ante Pumas anotó y contra Pachuca dio dos pases de gol), bienvenido sea, pero siempre me preguntaré por qué es tan tibio, tan poco comprometido. ¡Dónde estaría el América si no hubiera jugado, por su culpa, con 10 en la cancha durante más de medio torneo!

Aparte, este sábado me pareció bochornosa la actitud de las barras azulcremas coreando al vividor argentino: ¡con qué poco se conforman! Estos grupos de animación “trabajan sobre pedido” de la directiva, pues les dan boletos, les pagan viajes, les permiten sus desmadritos dentro y fuera de los estadios, así que son paleros a sueldo. Por lo tanto, sus actitudes (cánticos y lo que sea) bien pueden venir ordenados desde arriba, y como la directiva está consciente de que haga lo que haga el “Golfi” de aquí al final del torneo, ha quedado a deber desde que llegó hace 3 años y medio, tiene que aparentarse que la afición (como si esos grupúsculos de salvajes fueran TODA la afición azulcrema) está “contentísima” con su actuación.

En fin: fuera de nuestro americanismo, de la falta de éxitos y la necesidad de ilusiones, ¿es válido soñar con estas Águilas? Ya veremos.

Me conformo con que después de la zarandeada al Pachuca, Herrera haya entendido que –como lo hace el León- se puede vencer y convencer, porque “sin goles no hay paraíso”.

Correo electrónico: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla . Facebook: Domingol Chiapas

 

Pablo Torres

www.REALIDADAMERICANISTA.com

Deja un comentario

Make sure you enter the (*) required information where indicated.
Basic HTML code is allowed.

Login

Register

*
*
*
*
*

Fields marked with an asterisk (*) are required.