27 03 2017 10:37:13 • Bienvenido a la única hemeroteca de los Cremas a las Aguilas, desde 1997

prox partido vs 12 VS CLS 2017 RIVAL rayados monterrey

A+ R A-

Ensalada de inicio

  • Escrito por  Raúl Galicia
  • Miércoles, 04 de Febrero de 2015 12:26
  • tamaño de la fuente disminuir el tamaño de la fuente disminuir el tamaño de la fuente aumentar tamaño de la fuente aumentar tamaño de la fuente
  • Imprimir
  • Email
  • ¡Escribe el primer comentario!
Valora este artículo
(3 votos)

portada-rulo-2

Apenas han transcurrido tres fechas del imberbe Clausura 2015 y ya comenzaron los cuestionamientos al desempeño y los resultados de esta versión americanista. Apenas es normal pues al campeón siempre se le exigirá mucho más que a los demás participantes, especialmente si se considera que las Águilas son desde hace tres años el mejor en todos los sentidos y rubros dentro del futbol mexicano. La paciencia es lo primero que se pierde pero en esta ocasión no existen elementos para desconfiar, es cuestión de dejar que los causes tomen su nivel. Pero siempre hay temas y motivos para envolver en polémica al Club América y créanme, es algo natural y que gusta.

MATOSISMO

La era Matosas comenzó hace mucho; incluso antes de terminar el torneo anterior. Los refuerzos se cocinaron con anticipación y solamente era momento para que el dt uruguayo se sentara en el banquillo y comenzara la transformación de un América agresivo, espectacular y arrasador, fiel al estilo de juego de Gustavo y digna de la prosapia azulcrema. Error. Al igual que sus antecesores, Matosas requiere de tiempo y de adaptación en todos los sentidos. Por más desempeño óptimo en cualquier otra escuadra, dirigir a América no es igual. Y al parecer poco a poco el charrúa comienza a entender de qué trata esto pues el discurso mismo ha ido cambiando conforme pasan los días. De la misma forma se tendrán que adecuar los hombres en el campo, los movimientos y la estrategia, sin dejar de preponderar el fútbol espectacular y, por encima de todo, los buenos resultados traducidos en victorias y puntos.

ORIBE Y LOS PENALES

Después de fallar su primer penal en México, en la fecha 2 de la temporada 88-89 ante los Tecolotes en Zapopan (el juego terminó 1-0 para el local) Antonio Carlos Santos declaraba que era preferible errar una pena máxima en los albores del torneo que hacerlo en la fase final y decisiva. Pero el Negro era un especialista. Lo sucedido en el juego contra Xolos más allá de poner a discusión la actitud de Oribe Peralta (la cuál sí debe ser observada a detalle pues parece no estar del todo concentrado y animado) es una llamada a tiempo para que desde el banquillo se nombre de inmediato al cobrador oficial de penaltis. Y que el castigador sea el más eficiente, el más certero. No siempre tiene que ser la figura mediática ni el centro delantero. Un plantel como el actual deberá tener a más de un jugador que lo pueda hacer.

LOS FIELES AZULCREMAS

Ante el conjuro de la visita del más distinguido jugador americanista de los más recientes 20 años, la afición se volcó a las tribunas de Santa Úrsula para alentar al campeón y, para de manera espontanea, vitorear a su ídolo y brindarle ese homenaje negado por la directiva. Hasta ahí todo bien. Pero, ¿qué falló? No, no fue la afición al rendirse a los pies del 10 visitante al cantar su nombre y corear los oles cada que tocaba el esférico. No. Lo que falló fue el equipo local al ser incapaz de dañar y superar al débil invitado. Fallas, imprecisiones y escasa actitud de ciertos elementos propiciaron que América se fuera en cero y con demasiados cuestionamientos. Y ante tanta circunstancia, pues el público que acudió a divertirse terminó haciéndolo de la mejor forma: Alabando a CUAUHTÉMOC BLANCO. Podrá parecer exagerado; algunos lo considerarán inapropiado. Sin embargo, no existen parámetros ni lineamientos que deban ser cumplidos por parte de la gente al asistir al Azteca. El apoyo es incondicional y así ha sido demostrado, ya sea fecha 1 o en la liguilla. Ya anteriormente se reprobó el sonoro abucheo hacía un ex jugador como Mosquera pero volvemos a los mismo, ¿quién decide cómo debe comportarse un aficionado? Las expresiones de cariño y repudio son espontaneas y, en casi en su mayoría, bien ganadas por parte del jugador en cuestión. Así que no hay que preocuparse tanto. ¡La hinchada seguirá presente en cada juego sin falta! Y el Cuauh seguirá siendo aclamado por los americanistas en cada momento que se le nombre.

Este Clausura 2015 apenas comenzó y traerá mucha tela de donde cortar. Pero lo más importante es que el equipo ¡carbure ya! Y que los puntos se reflejen en la cosecha de cada semana. Es el objetivo. Lo demás es lo de menos.

Deja un comentario

Make sure you enter the (*) required information where indicated.
Basic HTML code is allowed.

Login

Register

*
*
*
*
*

Fields marked with an asterisk (*) are required.