27 03 2017 10:36:05 • Bienvenido a la única hemeroteca de los Cremas a las Aguilas, desde 1997

prox partido vs 12 VS CLS 2017 RIVAL rayados monterrey

A+ R A-

Los títulos americanistas con jugadores venidos de la banca

  • Escrito por  Raúl Galicia
  • Viernes, 16 de Enero de 2015 18:42
  • tamaño de la fuente disminuir el tamaño de la fuente disminuir el tamaño de la fuente aumentar tamaño de la fuente aumentar tamaño de la fuente
  • Imprimir
  • Email
  • ¡Escribe el primer comentario!
Valora este artículo
(1 Votar)

suplentes-que-jugaron-finales

Por Raúl Galicia.

Recién se reincorporó al equipo el camiseta 22, Paul Aguilar y menciona que no quiere hablar del pasado. Ya no desea recordar el episodio con el entonces DT, el ‘Turco’ Mohamed que le impidió actuar en la mayor parte de la liguilla y alzar el trofeo de campeón junto al resto del equipo. Una decisión arriesgada que dio frutos pues en la figura de Ventura Alvarado se encontró al sustituto perfecto para esos partidos. Y fue el adecuado por el simple hecho de que se cumplió el objetivo: el título. Sin embargo, no es la primera vez en su historia que el América se sobrepone a ausencias en los partidos decisivos y en la misma final. En los últimos nueve títulos las Águilas han tenido que librar la falta de jugadores importantes y en algunos casos, de manera casi histórica han salido avante con jugadores que ni siquiera pasaba por la mente que actuarían con el primer cuadro; mucho menos que serían piezas claves para la consecución del campeonato en turno. Aquí el recuento:

- En la final del siglo del campeonato 83-84 Carlos Reinoso decidió mandar de arranque en el partido decisivo del 10 de junio a Gustavo Pedro Echaniz para que hiciera pareja en la delantera con Carlos Hermosillo. Y dejó a Eduardo Bacas en la banca. Las cosas se complicaron para los azulcremas con la expulsión de Armando Manzo en la primera mitad. Ante la poca aportación de la ‘Mufa’, el ‘Maetro’ mandó al campo al ‘Tucumano’ quién junto a Brailovsky tomó el control de la media cancha además de marcar el primer gol del partido. ¡El camiseta 10 abrió el camino para el más grande título de la historia!

- El Zurdo Miguel Ángel López cubrió la salida de Reinoso en pleno campeonato del 84-85. Dispuso un cuadro y un esquema más conservador y práctico, con elementos letales. El plantel estaba conformado por los jugadores históricos americanistas que ganaron todo. Pero a finales del torneo el dt argentino incrustó en la alineación de manera sorpresiva al novel jugador surgido de fuerzas básicas, Alex Domínguez, mediocampista diestro de toque fino y de gran dinámica para defender y atacar. En la liguilla de aquel campeonato el playera 14 fue inamovible del cuadro y alcanzó junto con el resto de compañeros el Bicampeonato. Domínguez fue pieza clave no en la final, sino en la etapa de cuartos de final al marcar los tres goles que eliminaron al Guadalajara. Esta gran irrupción en el fútbol por parte de Alex le ganó un lugar en la selección mundialista del 86. Pero a pesar de la gran proyección, Alejandro Domínguez nunca consolidarse de manera total en la escuadra milloneta. Jamás alcanzó una titularidad total a pesar de jugar bastantes años en Coapa. Al final salió del club y se perdió en la primera división…

- El torneo PRODE 85 (Pronósticos Deportivos) fue un torneo corto que se jugó en sustitución de la liga. Los equipos mexicanos cedieron a sus elementos nacionales al equipo tricolor que se preparaba para el mundial en casa. Y América era junto con Pumas el que más jugadores aportaba con seis. Media base del equipo estuvo ausente. En esta mini competición las Águilas presentaron cinco ausencias ya que Cristóbal fue llamado hasta después. Para la liguilla apenas reapareció Tena después de una lesión pero la peor noticia llegó en la etapa de semifinales. El terremoto que azotó la ciudad hizo que el astro Daniel Alberto Brailovsky abandonara el país junto con su familia. Para la final contra el Tampico Madero, América enfrentaba la vuelta con una desventaja de tres goles y sin el ‘Ruso’. Y ahí apareció un desconocido delantero de fuerzas básicas, un tal Efraín ‘Fanny’ Munguía que con su número 17 aquel medio día hizo lo que quiso con Sergio de los Cobos, Da Silva, Rergis y Pilar Reyes con sus gambetas y sus piques. América remontó y la figura fue el ‘Fanny’ al provocar dos penales. Pero a pesar de este gran momento, Munguía tampoco pudo hacerse de un lugar como titular en los siguientes seis años que continuó siendo el eterno suplente del equipo. Aún tuvo otro momento de gloria, efímero también. Lo único rescatable de su carrera.

- El máximo goleador en el club, Zaguinho no pudo cumplir el sueño de actuar en su primera final en México en el 87-88. En la ida de la final contra Pumas recibió su segunda tarjeta amarilla acumulable que le impedía jugar la vuelta en el Azteca. Desolación y tristeza para el hijo del Bahiano y para toda la afición. Su lugar en el campo lo tomó el charrúa Miguel Robinson Hernández quién tuvo una participación acorde a su primer torneo en país: ¡Totalmente gris! Para colmo, Lucho Flores anotó otro gol y puso en predicamento al equipo de Vieira. Este, con sabiduría, dejó boquiabiertos a propios y extraños cuando para la segunda mitad mandó a la banca a Hermosillo y optó por el mismísimo Fanny Munguía, quién ya portaba el 15 en la espalda. Se buscaba que el chaparrito delantero reviviera aquel capítulo en la final contra la Jaiba Brava. Era una incógnita, las Águilas prescindían de su pareja goleadora Zague-Hermosillo y sin ellos buscaba remontar una diferencia de dos goles. El poderío Azulcrema llegó de los pies de los mediocampistas Farfán, Camacho y Santos para lograr la remontada y alzar la corona. Y el Fanny cumplió pues con sus caracoleos volvió locos a Servín, Nava y a Miguelito España quién no tuvo más remedio que faulearlo en el área para el penal inobjetable. Con esta actuación se cerró la historia de Efraín Munguía pues nunca tuvo actuaciones similares a las de aquellas finalísimas.

- La mayor muestra de imponderables en la final se suscitó en la del 16 de julio del 89 frente al Cruz Azul. Las Águilas muy temprano ampliaron la ventaja en el marcador global y se alistaban para contener el vendaval azul. Pero vino el momento en donde se encendieron los focos rojos pues en un choque con Narciso Cuevas, El Capitán Furia Alfredo Tena quedó tendido en el pasto e hizo la seña de que no podía más. La lesión sufrida en febrero en un juego de la selección reapareció inoportunamente. Jorge Vieira con rapidez ordenó el ingreso de Carlos de los Cobos pero desde la cancha Tena dio un rotundo ¡No! a este movimiento. Alfredo pidió de manera tajante que el que lo sustituyera fuera el entonces desconocido Jesús Eduardo Córdova con la camiseta 22, un novato que apenas había tenido minutos en la liga después de aparecer al inicio en la Copa pues era una obligación debutar a dos jugadores por equipo. Mientras venía la discusión por el cambio llegó el primer gol celeste ante un Tena diezmado. Córdova finalmente entró y se posicionó con su nula experiencia en la media cancha junto a Cristóbal para tirar a la defensa central a Alex Domínguez quien también de manera sorpresiva había iniciado el encuentro final en lugar de Adrián Camacho. El aparato defensivo americanista recibió un segundo gol a balón parado y a partir de ahí comenzó a contener a la artillería cementera durante todo el resto del partido, hasta que casi al final vino la descolgada celestial de Santos que concluyó en el disparo de fuera del área del entonces capitán azulcrema, Carlos Hermosillo para vencer a Pablo Larios y amarrar el título… ¡La locura en el Azteca! Jesús Eduardo Córdova cumplió como los grandes, sin achicarse. Pero a pesar de esa gran muestra de personalidad, de la confianza de Alfredo Tena y de portar el número 8 posteriormente, el de Coatzacoalcos nunca pudo consolidarse como figura ni como titular de la institución en los restantes cuatro años en los que permaneció en el Club.

- En Verano 2002 América reapareció en una final de liga después de 11 largos años. La necesidad del título era enorme. Y las vicisitudes no se hicieron esperar. El motor del equipo, el colombiano Franky Oviedo se perdió casi la temporada completa por una lesión en el tendón. Además era año mundialista y la convocatoria del ‘Vasco’ Aguirre arrebató a Luis Hernández y a Germán villa de la escuadra de Lapuente para ser llevados a reforzar la banca en Corea-Japón. Y le sumamos que existía doble competencia pues el paso en la Copa Libertadores era excelente. En plena liguilla América se tuvo que partir en dos equipos para poder cumplir con éxito ambas competencias. El plantel era basto pero se incrustaron jugadores que jamás se pensó que podían llegar a jugar en Coapa y menos ser piezas importantes en la consecución de un campeonato anhelado por 13 años. Nombres como Jesús López Meneses, Manuel el ‘Pájaro Ríos’ y el debutante Carlitos Sánchez sirvieron para lograr dicha hazaña en ambas competencias. Y aunque en la final contra el Necaxa pesaron los nombres de figuras como Zamorano, Adolfo Ríos y ‘Misionero’ Castillo, estos elementos se multiplicaron para remontar la desventaja de la ida. Incluso, hombres como Duilio Davino y Pavel Pardo dejaron su lugar en campo debido a sendas lesiones. ¡Más dificultades no se pudieron haber presentado aquel día!

Con la vuelta del América en la cima futbolera el cuadro se reforzó y los primeros jugadores en salir fueron precisamente Chucho López Meneses y el Pájaro Ríos. Cierto, no tenían cabida pero la misión ¡la cumplieron con creces! Caso contrario de Carlos Sánchez quien se mantuvo en la institución hasta que fue mandado a reforzar al San Luis en donde permaneció varios años hasta que en un caso de emergencia, el dt Juan Antonio Luna lo llamó nuevamente a las Águilas a cumplir con un extraordinario papel individual en la fase final de la Libertadores del 2008. Lamentablemente cuando parecía afianzarse de nuevo en Coapa, una mañana cayó al césped de los campos de entrenamiento para jamás volver a pisar un campo de fútbol.

- Con Mario Carrillo de vuelta, el América logró un gran torneo en el Clausura 2005. Llegó a las semifinales con el envidiable récord de una sola derrota en todo el torneo y sin ningún jugador expulsado. Pero ante la Máquina de Rubén Omar Romano vinieron las dificultades. Kleber se salvó de la tarjeta roja por agredir a Lussenhoff pero no se escapó de que la cámara lo captara. Se ganó una sanción de tres partidos y para el brasileño el torneo se había acabado. Para colmo, Oscar el ‘Kevín’ Rojas se ganó la segunda amarilla en el encuentro y se fue a las regaderas dejando a las Águilas con diez hombres pero con la victoria de 3-1. Para la vuelta entraron al quite jugadores como Aarón Padilla y Francisco Torres. El primero de cuestionada llegada a Coapa pero con buen accionar entrando de cambio. Y Paco seguía siendo la eterna promesa americanista que no se consolidaba. Ambos respondieron con goles y con gran accionar en el campo. Para la final reapareció el ‘Kevin’ pero con tan mala suerte que sufrió una lesión que le hizo salir del campo en la ida y perderse la vuelta contra Tecos. Ya en la finalísima, el ‘Gansito’ despuntó con dos grandes goles y Paco Torres fue una vía incansable por la banda izquierda para lograr la goleada azulcrema, la victoria y el campeonato. Después ambos jugadores volvieron a su lugar habitual, la banca para en poco tiempo salir de la institución sin remedio.

- En la liguilla del 2013 justamente en la ida de los Cuartos de Final, la joya azulcrema Diego Reyes jugaba sus últimos partidos como azulcrema pues ya había sido vendido al Porto. En una jugada defensiva, Dieguito salió lastimado del tobillo por lo que tuvo que dejar su lugar en el campo. Miguel Herrera hizo alarde de lo bien que podía mover sus piezas y mandó a Adrián Aldrete a la central en lugar de DR13 y en la lateral metió ni más ni menos que al cuestionado por la afición, el entonces innecesario Miguel Layún. El camiseta 19 se mantuvo de titular en los siguientes partidos pues a pesar de la vuelta de Reyes, ahora era Aldrete quién salía del campo. En la ida de la final reapareció la vieja versión de Layún al perder la marca del ‘Chaco’ Giménez en el gol cementero. Par la final de vuelta el Piojo optó por la alineación defensiva natural y dejó al 19 en la banca de nuevo. Pero el infortunio de la expulsión de Molina hizo que Herrera replanteara su alineación y ante la sorpresa general mandó a Layún al campo en lugar de Diego Reyes. El culpable de todos los males jugó con intensidad al igual que el resto del plantel en la cancha. Ninguno desentonó y entre todos lograron la hazaña de mandar el partido a penales cuando ya todo estaba perdido. Y como parte de la cereza del pastel milagroso americanista correspondió a Miguel Layún ejecutar el cuarto penal que se convirtió en el definitivo para conquistar un nuevo título. Aún y con el resbalón al momento del cobro que tornó más dramático el momento.

Pero a diferencia de los demás jugadores que se han mencionado, Layún no se perdió posteriormente en la ignominia, ¡al contrario! A partir de aquella noche se ganó el respeto de la afición, el cariño casi total e incluso se hizo indispensable en el equipo. Llegó a jugar un mundial de buena manera, portó la capitanía azulcrema, jugó otras posiciones ¡y hasta se volvió goleador del equipo! Ahora partió como campeón nuevamente a otra aventura a Europa, aunque con no muy buenos augurios…

Ahora toca esperar si ventura Alvarado puede llegar a consolidarse con el equipo americanista, cosa que se ve muy difícil pues Paul Aguilar está de vuelta. Sin embargo, Ventura quedará en el anecdotario como otro de los nombres de jugadores que aparecieron de repente en una final con las Águilas y que lograron enorme papel para conseguir el título. Aunque la mayoría de estos Azulcremas después se perdieron en la banca y en la memoria de la afición.

 

Modificado por última vez en Viernes, 16 Enero 2015 18:51

Deja un comentario

Make sure you enter the (*) required information where indicated.
Basic HTML code is allowed.

Login

Register

*
*
*
*
*

Fields marked with an asterisk (*) are required.